Niña con condiciones especiales mordida mientras regresaba de la escuela

754

Viajar en el autobús escolar nunca debe ser algo que atormente a los niños, Sin embargo algunos estudiantes actúan atemorizando a sus compañeros de clase. Si bien muchas veces las cicatrices que dejan son solo emocionales, a veces pueden ser también físicas.

Lillian Waldron, una estudiante de 10 años de la escuela primaria de Langlade en Green Bay en Wisconsin, Estados Unidos,  bajó de su bus escolar un día, enormemente triste.

Su madre no la podía consolar. Y cuando Lillian fue a tomar su baño por la tarde, la madre Lynn Waldron-Moehle, se dio cuenta de porque Lillian no podía calmarse.

Otro estudiante la había mordido.

“No les puede decir que paren, no pudo escapar, porque estaba sentada en un asiento con un arnés de cinco puntos.

Ella puso estar ahí sentada  y el conductor de bus no paraba”, dijo Waldron-Moehle a WBAY.

Según Waldron-Moehle, Lillian tiene un retraso en su desarrollo. Actúa como una niña de 2 años y no puede hablar.

Como Lillian no podía comunicarse, Waldron-Moehle no entendía el dolor de su hija al bajarse del autobús escolar.

 

“Le encanta bañarse y esto la relaja. Así que la llevé a casa. Le estaba preparando el baño y le quité la camiseta y entonces vi el moratón en la parte superior de su brazo, dijo.

Lógicamente, sus padres estaban muy disgustados

“El asiento estaba justo detrás del conductor del autobús y ¿Y no pudo ver ni oír nada? Vamos, por favor”, dijo Chad Waldron, el padre de Lillian.

El autobús, que es solo para niños con necesidades especiales, tenía una cámara a bordo. El progenitor de Lillian vio el vídeo del incidente.

“Fue terrible ver el vídeo. Un niña estaba brutalmente mordiendo a mi hija”, dijo Waldron-Moehle.

Según los padres de Lillian, la estudiante que mordió a su hija ya no asiste a la escuela primaria Langlade, pero siguen preocupados por su seguridad. La pareja cree que el año pasado a su hija la desvistieron y la tocaron de manera inapropiada mientras viajaba en el autobús.

“El municipio está realizando una investigación sobre la situación y coordinará con la compañía de autobuses la forma de garantizar que se implementen los procesos.

Y procedimientos adecuados para evitar que esto ocurra en el futuro”, dijo la directora del distrito escolar, Michelle Langenfeld, en un comunicado de prensa.

Pero hasta que los padres de Lillian sientan que su hija está a salvo, la niña viajará sola en un automóvil con dos adultos.


Lo que le pasó a Lillian es inaceptable. Si alguien hubiera estado en el autobús supervisando a los niños, esto podría haberse evitado.

Dejanos tus comentarios sobre esta noticia!

Artículo anteriorCelebraban que se iba para España
Artículo siguienteRaptados en la madrugada

Quizá te pueda interesar: