Bebé nació prematura 16 semanas antes y pesaba solo medio kilo – ahora acaba de celebrar su primer cumpleaños

776

Amina una bebé que nació prematura 16 semanas antes y pesaba solo medio kilo.

La recién nacida era tan frágil y diminuta que los médicos la pusieron en una bolsa para sandwiches, para mantenerla en calor y por lo tanto con vida.

Y desde entonces, esta valiente niña ha desafiado todas probabilidades y celebra ahora su primer cumpleaños.

Amina, la hija de Taylor Dobson tenía un defecto cardiaco y una hermorragia cerebral además de pesar medio kilo al nacer.

Amina tenía una válvula abierta en su corazón y una hemorragia cerebral; la mantuvieron en el hospital durante 76 días.

Amina llegó al mundo sin hacer ni un ruido, y su madre rezaba para que su hija sobreviviera.

Taylor y su pareja, Dahoud Maizer, no pudieron ver a su hija en los primeros tres días, hasta que no se estabilizó.

Los médicos llevaron de inmediato a la niña a la UCI y la conectaron a cables y tubos de respiración.

Taylor Dobson tenía un cuello uterino incompetente y el parto se inicio de manera prematura.

“La noche antes de que naciera Amina, me ingresaron en la sala de parto y me dijeron que tenía contracciones, pero que intentarían detenerlas utilizando magnesio durante las siguientes 24 horas”, dijo Taylor a The Sun.

“Me aseguraron que debían detener las contracciones. Me ingresaron alrededor de las 5 de la tarde y mis contracciones fueron aumentando durante la noche.

A las 9 am, mi médico me hizo una ecografía y me informó del problema con mi cuello uterino. Me dijo que tenía una infección y que necesitaban sacar a Amina mediante una cesárea de urgencia o de lo contrario podría también contraerla”.

Me ayudaron a mantener viva a Amina. Los médicos utilizaron algo que la mayoría de las personas encontrarían en su cocina – y se utiliza en innumerables casos de bebés prematuros.

A Amina la colocaron en una bolsa de plástico para sandwiches.

El material plástico imitaba las condiciones del útero de su madre, lo que lo hacía perfecto mientras la niña crecía.

Y de alguna manera, esta niña mejoró y consiguió el alta y pudo irse a su casa con sus padres en Chicago, solo 10 semanas después.

Tras esa terrible experiencia en el hospital, Amina comenzó a mejorar de manera satisfactoria.

“Tras su vuelta a casa, Amina mejoró de todas las maneras posibles. La bebé ya no necesita ver a un cardiólogo, a un oftalmólogo ni a ningún médico especializado “, dijo Taylor.

¡Ella es un precioso milagro! 😍😍😍

Sus padres no sabían si Amina lo iba a sobrevivir, de manera que estar aquí celebrándolo es algo muy especial para ellos.


Celebremos todos este precioso año de Amina, y recemos para que ella pueda disfrutar de una larga y saludable vida.

Comenta y comparte esta noticia!


Quizá te pueda interesar: