La ciencia se alborota por la posibilidad de un viaje espacial más rápido que la velocidad de la luz

La posibilidad de un viaje espacial hiperlumínico sale del marco teórico con una propuesta que permitiría construir el prototipo, de una nave capaz de llevarnos a la Estrella Polar a tomar un té y de traernos a casa para cenar con la familia.

Hay un cierto alboroto en la ciencia por la súbita aparición de un tema que lleva dormido desde los años 90 del siglo pasado. En 1994, el físico teórico mexicano Miguel Alcubierre publicó un artículo en la revista Classical and Quantum Gravity en el que planteaba la posibilidad de un viaje a mayor velocidad que la de la luz, conocida como hiperlumínica, capaz de llevarnos a la Estrella Polar a tomar un té y de traernos a casa para cenar con la familia.

Hasta entonces, esta posibilidad se había planteado solamente en el campo de la ciencia ficción y formó parte de la tecnología incluida en la afamada serie de televisión Star Trek, que se inició en 1996.

Alcubierre planteaba en su artículo que el viaje hiperlumínico podría conseguirse creando una burbuja de deformación del espacio-tiempo dentro de la cual debía situarse la nave espacial.

En su especulación matemática, Alcubierre planteaba que el espacio tiempo podría conservarse en el interior de esa hipotética burbuja, pero que en el exterior su dilatación alejaría por un lado el punto de partida, mientras que por el otro acercaría el punto de destino.

Esa métrica no violaría ninguna ley física, ya que en el interior de la burbuja no se superaría la velocidad de la luz y los supuestos tripulantes no se verían afectados por las variaciones o presiones del entorno de la burbuja.

A ese sistema ideado por Alcubierre se le denominó «Warp Drive», también conocido como motor de curvatura, una tecnología que se ha movido hasta ahora en el ámbito de la especulación, debido tanto a las limitaciones tecnológicas actuales, como a la enorme cantidad de energía necesaria para su desarrollo, que en algunas ecuaciones sería superior a toda la energía contenida en el universo.

Aunque en 2012 unos científicos de la NASA anunciaron que se encontraban trabajando en la viabilidad de los viajes por curvatura, a pequeña escala y en laboratorio, lo realmente significativo en esta historia lo marca un artículo publicado el pasado verano en la revista European Physical Journal.

Siguenos en Youtube:

Dejanos tus comentarios sobre esta noticia!

Artículo anteriorCaptado atraco en manada en el municipio de Los Alcarrizos
Artículo siguienteMédico haitiano murió en República Dominicana tras intento de secuestro