El único deseo que pide Fefita La Grande para su cumpleaños

552

Mañana miércoles 18 de septiembre es el cumpleaños de la máxima representante de la música típica en República Dominicana, Fefita La Grande, y de regalo solo quiere un deseo que sus fanáticos le pueden cumplir.

De acuerdo con una publicación en su cuenta de Instagram, Fefita La Grande pidió que coloquen una foto suya en sus perfiles de redes sociales.

“Mañana es mi cumpleaños y solo quiero una cosa que me regalen los seguidores. Que pongan mi foto en su perfil, muro de Facebook o dondequiera, pero demuéstreme el amor que siente por su Soberana”, escribió la artista.

Fefita anunció que mas adelante publicará varias fotografías para que puedan usarlas, además, los que tienen imágenes con ella pueden aprovechar y recordar esos momentos.

La destacada cantante merecedora del Gran Soberano 2016 que otorga la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) cumplirá 76 años este miércoles y cuenta con 55 años de carrera artística.

Fefita La Grande es la vitalidad convertida en mujer. Esto queda evidenciado cada vez que sube a tarima. Sus movimientos de cadera siguen intactos y su alegría contagia.

En una visita a Diario Libre el pasado 18 de junio, la merenguera confesó sentirse feliz de ser una de las más queridas de RD.

La Mayimba, como se le conoce, quien ha popularizado los éxitos “La pimienta es la que pica” y “La chiflera” en la entrevista con los lectores de nuestro portal se definió como una persona sencilla que hace su trabajo de forma natural.

Pero con gran entrega al público, sin embargo, es una persona muy perfeccionista a la que también le gusta el aplauso. Otra cosa que no le preocupa es lo que digan de su edad. “Soy una mujer feliz que estoy totalmente preparada desde la cama a la cocina”.


Y cuando se vaya de esta tierra desea tener ropa interior sexy y un buen maquillaje, según le confesó la artista a la reportera de El Gordo y la Flaca, Gelena Solano.

Dejanos tus comentarios sobre esta noticia!

Artículo anteriorLas últimas palabras de Ana Julia Quezada
Artículo siguienteLa visa para un sueño se convierte en pesadilla

Quizá te pueda interesar: