Asesinan homosexual dominicano a machetazos en El Bronx

5820

Nueva York.- Las autoridades, incluyendo a la Oficina del Médico Forense, necesitaron tres semanas para identificar el cuerpo del homo-se-xu-al dominicano Carlos Algenis Jiménez (Carlitos), de 26 años de edad.

Jiménez fue asesinado por Juan Alonso, de 50, a machetazos, luego fue mutilando y des-cuar-tizan-do en un apartamento en El Bronx. La víctima había sido citada a través de la aplicación Grindr.

Los funerales de Jiménez se llevaron a cabo viernes y sábado en una funeraria de ese condado y se le dio sepultura ayer lunes, en medio de los llantos de familiares y amigos. La madre del muerto dijo que le había advertido, ya que era muy confiado y que estaba emocionado de conocer al homo-se-xu-al que sería su nueva pareja.

La policía dijo que Alonso confesó que “picó” a machetazos a la víctima en su apartamento y una versión sostiene que el motivo fue una discusión entre ambos homose-xua-les por diferencias sobre qué tipo de se-xo iban a tener.

“Cuantos más días pasaban, me estaba preparando para la desgarradora noticia porque él se había ido por más de 20 días, así que sabía que algo andaba mal”, dijo Roqueline Rodríguez, de 27 años, amigo de toda la vida de Jiménez.

Estamos todos devastados. Fui uno de sus mejores amigos desde la secundaria, añadió Rodríguez.

El compañero de habitación de Alonso, de 61 años, que había estado ausente durante varios días, entró en la habitación encontrado lo que quedaba del cuerpo de Jiménez a las 7:00 de la noche el 27 de septiembre y encontró a Alonso, mache-te en mano, de pie junto al cadáver en su apartamento de la calle 206 en el vecindario Norwood en El Bronx.

El asesi-no homose-xual enloquecido llevaba puestos un vestido de mujer, sos-tén, pan-tis y tenía las uñas pintadas.

El compañero de cuarto Alonso salió del apartamento y llamó al 911. Los amigos y la familia de Jiménez habían estado angustiados desde los días que dejó su casa en Jersey City (Nueva Jersey) para encontrarse con Alonso, hasta que se enteraron de los horribles detalles de su muerte la semana pasada.

LO HABÍAN REPORTADO A LA POLICÍA COMO UNA DESAPARECIDO.

“Solía advertirle sobre lo confiado que era”, dijo Rodríguez. “Era un niño tan dulce. Nunca haría daño a una mosca, pero era muy ingenuo. Era tan inocente y confiaba en todos y era tan abierto con todos y cada uno».

Jiménez vivía con su padre en Jersey City. Una vecina y amiga cercana del piso de arriba, Viviana Arroyo, de 44 años, dijo que era muy confiado. «Solo sé que estaba feliz de conocer a alguien», dijo Arroyo.

Ella dijo que originalmente se suponía que Jiménez conocería a su nueva pareja en Jersey City, pero cambiaron de sitio para citarse.

El padre de la víctima, Carlos Vidal Jiménez, dijo que llegó a la casa después de una larga jornada de trabajo en una estación de servicio, la noche que Jiménez conoció a Alonso y notó que su hijo no estaba.

“Cuando llegué a la casa, del trabajo, pensé, que tal vez estaba arriba con algún vecino o durmiendo, pero no pudo localizar al hijo al día siguiente”.

El teléfono había sido desconectado el 27 de septiembre, el mismo día que Alonso lo ma-tó, porque no podía pagar la factu-ra mensual, dijeron amigos y familiares al tabloide NY Daily News ayer lunes.

Rodríguez lanzó una página de GoFundMe para recaudar dinero para los gastos del funeral. Dijo que la familia quiere enviar su cuerpo a la República Dominicana, donde vive su madre y enterrarlo allá.

Antes de su espantosa muerte, Jiménez logró compartir una especie de adiós. “Incluso envió un mensaje a su mamá y papá”, dijo Rodríguez. ‘Fueron grabaciones de voz en WhatsApp como a fines de septiembre, creo que el día que lo mataron, diciéndole a su familia que los amaba y que quería ser un mejor hijo’.

“Es muy triste que esto haya sucedido”, agregó Rodríguez. “Pero al menos envió mensajes de voz el día que mu-rió y me hace pensar que tal vez Carlos sabía que estaba en peligro. Porque murió después de enviar estos mensajes de voz, y fue lo último que su padre y su madre escucharon de él».

Su padre contó ese último mensaje, enviado a su madre alrededor de la 1:00 de la tarde del 27 de septiembre. “Él está hablando con su mamá en español, diciendo que estaba agradeciendo a todos por estar ahí para él, por estar a su lado”, dijo Vidal. «Sonaba como un adiós».

Alonso es acusado por asesinato, homicidio involuntario y posesión criminal de un arma. Está detenido sin derecho a fianza y debe regresar a la Corte Crimi-nal de El Bronx este 30 de octubre.

El compañero de cuarto del sospechoso le dijo a la policía que la habitación que le rentaba a Alonso, le fue conseguida por una agencia de bienes raíces y que no conocía bien al acusado, a pesar de que compartían la vivienda.

“Carlitos estaba indefenso”, dijo su afligido padre. “Quiero que mi hijo reciba justicia”. La campaña en GoFundMe fue abierta por Judy Valbuena el sábado 17 con la meta de conseguir $15 mil dólares, de los cuales se habían recaudado $630, aportados por 13 donantes hasta el cierre de esta crónica.

“Carlos Algenis Jiménez nacido el 26 de noviembre de 1993, perdió trágicamente la vida cuando confió en un hombre después de conocerlo en una aplicación de citas. A Carlitos lo cortaron fatalmente con un machete y lo dejaron hecho pedazos.

Se ha creado una página GoFundMe para la familia de Carlos Algenis Jiménez
para ayudar a cubrir los gastos de llevar el cuerpo de su hijo a la República Dominicana y ayudar con los gastos del funeral.

“Muchos detalles que rodean este horrible incidente aún no están claros, pero estamos pidiendo apoyo a amigos, seres queridos y a la comunidad durante este momento difícil. El 100% de los fondos recaudados aquí irán directamente a la familia de Carlitos”, dice el mensaje en la plataforma de recaudaciones.

Dejanos tus comentarios sobre esta noticia!

Artículo anteriorApresan joven por abusar supuestamente de cinco menores
Artículo siguienteGobierno presenta estrategia Marca País para posicionar a República Dominicana

Quizá te pueda interesar: