Teatro Maritza Moca en los años 1950s

Clasificados Facebook Twistter Youtube Club

Teatro Maritza Moca en los años 1950s Imprimir E-mail
Por Alberto Vásquez Días   
Martes, 10 de Enero de 2017

Moca.- Inaugurado en junio de 1948 y propiedad de la familia Perdomo el Teatro Maritza estaba ubicado en la calle Independencia de Moca y tenía en su vecindad otros dos lugares públicos que para la misma época cobijaron también muchas anécdotas que debo rememorar en otra oportunidad.

El Café Asia, situado casi al frente, y el Hotel-Restaurant Panorama, ubicado en su lateral izquierdo. Debo comenzar diciendo que el teatro, aunque tenía un escenario era utilizado principalmente como sala de cine.

De dos niveles y con una capacidad de 545 butacas, es considerado, desde las décadas que estuvo funcionando hasta nuestros días, la sala de proyección de películas más tradicional y concurrida de nuestro pueblo.

Recuerdo que los mayores atractivos en sus primeros años lo constituían el colorido de las luces intermitentes que engalanaban su fachada, además de compartir sus instalaciones con el "Bar Maritza", un lugar pequeño y acogedor dotado de una vellonera, donde concurrían personas de diferentes edades y estratos sociales para departir en un ambiente de franca camaradería que luego fue convertido en cafetería o barra atendida por el diligente "Gume" y allí se expendían jugos y sándwiches, aunque sus deliciosas galletas con pipian eran las preferidas de los clientes del negocio.

Como lugar de espectáculos, el Teatro Maritza albergó diversas presentaciones artísticas y sirvió de escenario, además, para la celebración de concursos de belleza en sus primeros años de funcionamiento.

Para el período que rememoro, cuando los Vétales estaban en pleno apogeo de su carrera, asistí a conciertos ofrecidos por conjuntos nacionales que interpretaban una música similar a la del grupo inglés, entre los que recuerdo a "Los Heralds", la agrupación local que encabezaba Paúl Viñas, cuyo ritmo moderno de guitarras eléctricas, bajo y batería, encandilaba a la juventud

Como cine, el "Maritza" poseía dos proyectores de nítida imagen y contaba, además, con una planta eléctrica de emergencia. Los precios de entrada eran distintos para los asistentes a la planta baja y al segundo nivel: treinta y cinco y veinticinco centavos respectivamente, en la época que reseño.

Las películas se pasaban en dos tandas, a las 5:15 y 8:15 y eran diferentes de lunes a viernes, mientras que los fines de semana se proyectaba una misma, generalmente de "estreno". Los domingos a media mañana se realizaba la "tanda vermouth" y a primeras horas de la tarde la doble cartelera de la matinée.

Durante el tiempo en que Domingo Fernández (Bobo), fue el administrador, la tanda vermouth se convirtió en todo un acontecimiento pues era el ambiente ideal para el encuentro de la muchachada que exhibía allí sus mejores galas. El contenido de las cintas cinematográficas era, además, apropiado para un público que abarrotaba las salas de tal manera que era necesario habilitar asientos adicionales en los pasillos. Era el tiempo de "Verano de Amor", con Troy Denahue y de las películas de Elvis Presley, todo un ídolo entonces, quien causaba furor con sus interpretaciones y actuaba siempre acompañado de hermosas chicas, lo que aumentaba el interés de los espectadores por disfrutar de las mismas. En esa época pudimos observar también, una serie protagonizada por la encantadora actriz Romy Schneider, la cual estaba compuesta por tres cintas: "Sissy", "Sissy Emperatriz" y"Sissy y su destino".

En mis años cortos asistía, sobre todo, a las películas de dos infantes españoles, diestros en la actuación y en el canto, Joselito y Marisol, así como a las del célebre cómico mejicano Mario Moreno "Cantinflas". En las Semanas Santas, a través del celuloide podíamos observar, año tras año, a "La Biblia" y a "Ben-Hur", ambas excelentes aunque muy agotadoras por su larga duración.

Otras filmes muy atractivos los eran las vaqueradas protagonizadas por John Wayne, así como los de James Bond, el agente 007, que fue encarnado por diferentes actores, aunque los más conocidos lo son Sean Connery y Roger Moore. Debo mencionar también tres cintas que disfruté en varias ocasiones: "La Novicia Rebelde", con Julie Andrews, "Al Maestro con cariño" con Sidney Portier y la divertida comedia "El mundo está loco, loco".

Recuerdo que la película que sería exhibida cada día era promocionada en unos cartelones colocados en lugares estratégicos, casi siempre adosados a los postes del tendido eléctrico. Evoco también como toda la acera frontal del teatro se llenaba de paleteros que ofrecían solícitos sus golosinas y exhibían orgullosos los cigarrillos y chocolates importados como una novedad en esos primeros años de libertad.

El Teatro Maritza fue, además, escenario de repetidas bromas por parte de traviesos adolescentes a personajes como "El Calvo", un vendedor de perros de raza que frecuentaba el lugar, quien ripostaba blandiendo su cuchillo provocando entonces la huida de los bufones. Su oscura sala fue también el lugar ideal para encuentros furtivos de enamorados.

Muchas veces la proyección de las películas se veía interrumpida por algún desperfecto técnico, y esto provocaba una reacción airada en algunos de los presentes. Se encendían las luces y, corregida la situación, se continuaba bajo las protestas de quienes gritaban, a viva voz: "Ladrones, le cortaron un pedazo. Se vio las tijeras". Luego retornaba la calma.

Entre el personal que allí laboraba recuerdo a los hermanos Papa y Fico Reynoso, quienes eran operadores hasta que este último pasó a trabajar en el Cine Viena; a "Niño", quien era portero y a su hija, que vendía las taquillas. También a "Brother", de todos conocido, quien se desempeñó mucho tiempo como Administrador.

Desde hace muchos años el Teatro Maritza desapareció como tal y en la actualidad su viejo local es utilizado en un negocio de otra índole.

Tengo la certeza de que todo aquel que disfrutó momentos de sana diversión en las presentaciones artísticas o con las películas proyectadas con la magia del cinemascope y el tecnicolor, evocará con igual nostalgia aquellos lejanos años que dejaron en nuestras vidas una marca sublime que el tiempo y la distancia no han logrado marchitar.

Teatro Maritza Moca en los años 1950s
 


Quizá te pueda interesar:





loading...


Moca, Rep.Dom, Todos los Derechos Reservados © . Desde el 2006-2015
Provincia Espaillat, Moca cuna de heroes y sepulturera de tiranos.
Hosting y Desarrollo por sitesdo.com