Una porción de pollo frito diaria se relaciona con un 13% más de riesgo de muerte, según estudio

5

Una porción regular de pollo o pescado frito se asocia con un mayor riesgo de muerte por cualquier causa, excepto el cáncer, según un nuevo estudio realizado en mujeres posmenopáusicas en Estados Unidos.

Las mujeres que disfrutaron de pollo frito una vez o más por día tenían un riesgo 13% mayor de muerte por cualquier causa en comparación con las mujeres que no comieron ningún alimento frito, según el estudio, publicado el miércoles en la revista médica BMJ.

Las mujeres que comen una porción diaria de pescado o mariscos fritos vieron un riesgo 7% mayor de muerte.

Los autores destacan que limitar el consumo de alimentos fritos, en particular el pollo frito y el pescado, podría ser bueno para la salud pública.

“Sabemos que el consumo de alimentos fritos es algo muy común en Estados Unidos y todo el mundo. Desafortunadamente, sabemos muy poco sobre el efecto a largo plazo del consumo de alimentos fritos”, explicó el autor principal del estudio, Wei Bao, profesor asistente de Epidemiología en la Universidad de Iowa.

¿Te gusta el pollo frito y lo sueles comer seguido? Debes leer este informe y tomar medidas respecto a tu hábito.

El estudio observacional es el primero en Estados Unidos, indica Bao, para analizar la relación entre el consumo de alimentos fritos y la mortalidad. Sin embargo, investigaciones anteriores han demostrado vínculos entre un mayor consumo de alimentos fritos y un mayor riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas.

Un estudio de 2017 descubrió que las personas que comen papas fritas dos o más veces por semana duplican el riesgo de muerte prematura en comparación con quienes las evitan.

Convertir “algo bueno en algo perjudicial”

El equipo de Bao examinó los hábitos alimentarios de casi 107.000 mujeres entre las edades de 50 y 79 años en 40 clínicas en Estados Unidos entre 1993 y 1998. Fueron seguidas durante un promedio de 18 años.

Cuando se inscribieron en el estudio, las mujeres completaron un cuestionario de frecuencia de alimentos preguntando sobre el consumo y el tamaño de la porción de 122 alimentos, incluyendo pollo frito y pescado, así como papas fritas, tortillas y tacos.

En los cálculos del equipo se tuvieron en cuenta otros factores relacionados con la mortalidad, como el nivel de educación, los ingresos, el consumo total de energía y la calidad general de la dieta.

Las mujeres que comían una o más porciones de alimentos fritos al día tenían un riesgo 8% mayor de muerte por todas las causas, así como muertes relacionadas con el corazón en comparación con las que no comían alimentos fritos. Sin embargo, este hallazgo no fue estadísticamente significativo, agregó el estudio.

Más específicamente, comer pollo frito tenía un riesgo 13% mayor de muerte y un riesgo 12% mayor de muerte relacionada con el corazón. Para los pescados fritos, el aumento en el riesgo de muerte y muerte relacionada con el corazón fue de 7% y 13%, respectivamente.

Sin embargo, el estudio encontró que no había una relación entre el consumo total o específico de alimentos fritos y las muertes por cáncer.

Bao explicó que el vínculo de la comida frita con los resultados de salud es el efecto combinado de la comida misma y el proceso de fritura.

El pescado puede ser útil para las enfermedades cardiovasculares, por lo que esperaba una asociación menor entre el pescado frito y la mortalidad que la observada en el estudio. “Si fríes pescado, puede que algo bueno se convierta en algo dañino”, dijo.

“Aunque hay un mayor riesgo de comer alimentos fritos en términos de mortalidad, el riesgo es menor con una baja frecuencia”, agregó Bao.
Bao cree que el estudio puede aplicarse también a los hombres estadounidenses. Los estudios anteriores sobre los efectos en la salud de los alimentos fritos no mostraron diferencias de género, agregó.

Según el estudio, el aumento del riesgo podría deberse a varias razones. Una posibilidad es que estos alimentos podrían ser ultraprocesados, según los autores, lo que significa que pueden tener un alto contenido de sodio, lo que podría contribuir a un mayor riesgo de mortalidad

Los autores señalan que el estudio no pudo identificar qué tipos de aceites se usaron para cocinar los alimentos, a qué temperatura o qué métodos de cocción se usaron. Estos también afectan la asociación entre los alimentos fritos y el riesgo de muerte.

Según explicó el estudio, en Estados Unidos, es más probable que las personas coman alimentos fritos en restaurantes de comida rápida. Esto es importante, explicó Bao, porque si la gente fríe los alimentos en casa, es menos probable que reutilicen el aceite, lo que crea más productos dañinos en el aceite que se absorben en los alimentos.

Bao cree que el control de las porciones y la reducción de la frecuencia con la que nos entregamos a los alimentos fritos pueden ser pasos para proteger nuestra salud.

No aplicable en todas partes
“Hay un creciente cuerpo de evidencia sobre la enfermedad cardíaca y su asociación con los patrones dietéticos de diferentes partes del mundo”, dijo Jo Ann Carson, voluntario científico y expresidente del comité de nutrición de la Asociación Estadounidense del Corazón. “Investigaciones anteriores nos han dicho que la dieta tradicional del sur de Estados Unidos, que es conocida por los alimentos fritos, no es ideal para la salud óptima del corazón y este estudio ayuda a analizar por qué puede ser eso”, dijo, y agregó que casi el 80% de los eventos cardíacos pueden ser prevenido, pero la enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte entre las mujeres.

Sin embargo, Bao dijo que los hallazgos del nuevo estudio “no pueden generalizarse globalmente”. Personas en todo el mundo podrían tener diferentes prácticas de fritura, como comer alimentos fritos en casa o fuera, o usar diferentes tipos de aceites.

En España, la investigación sobre la asociación entre el consumo de alimentos fritos y la mortalidad por todas las causas no mostró vínculos entre los dos, porque la población usaba aceite de oliva, agregó.

El consumo regular de alimentos fritos, especialmente cuando se come fuera, significa que las personas consumen más calorías, grasas y sal, y estos alimentos a menudo se sirven en porciones más grandes, escribió Tracy Parker, dietista principal de la Fundación Británica del Corazón, en un correo electrónico.

“Pero la buena noticia es que el uso de métodos de cocina más sanos en el hogar, como hornear, asar a la parrilla o asar, y elegir opciones más saludables mientras come fuera de casa, son cambios simples que pueden marcar una gran diferencia en la salud de su corazón”, dijo Parker, quien no participó en la investigación.


 

Comenta y comparte esta noticia!


Quizá te pueda interesar: