Toros del Este en un campeonato de historias

145

Los Toros del Este se coronaron campeones de la Liga Dominicana de Béisbol Profesional (Lidom), al derrotar a los Tigres del Licey 7-1 en el octavo juego de la final el martes, en una jornada en la que agregaron el tercer título de su trayectoria en esta liga, en un último tramo en las que se escribieron otras líneas históricas en la pelota dominicana.

Dirigentes extranjeros marcan éxitos de Toros

Los Toros Este completaron el recorrido en el cual la temporada pasada se habían quedado cortos, en esta ocasión se coronaron campeones de Lidom , sumando su tercer título de mejor equipo en la pelota dominicana, todos con dirigentes extranjeros.

El primer campeonato logrado por los de La Romana, llamados en ese entonces Azucareros del Este, fue alcanzado bajo dirigencia del norteamericano Art Howe en 1994-95, año en el cual vencieron a las Águilas Cibaeñas en seis partidos de la final, pautada al mejor de siete, los taurinos volvieron a ver la gloria en el 2010-11 con el también estadounidense Dean Treanor, superando en esa oportunidad a las Estrellas Orientales, 5-0 y en esta oportunidad lo hacen con la dirección del puertorriqueño Lino Rivera.

Lino Rivera un ganador en Lidom

La victoria de los Toros sobre los Tigres del Licey, es otro logro que se suma a una carrera de éxito como capataz para el dirigente boricua Lino Rivera, quien sumó su segunda corona de campeón en la Lidom.

En su hoja de servicio en el béisbol dominicano, Lino cuenta con un subcampeonato, obtenido con los Tigres del Licey en la campaña 2015-16, tras dejar el cargo con los azules, Rivera se ha convertido en la pesadilla de los denominados “Gloriosos”, venciéndolos en la final de la campaña 2017-18, al frente de las Águilas Cibaeñas y en esta oportunidad con el conjunto romanense.

Este título de campeón, su segundo en tres torneos, tiene un contexto personal para Rivera, quien perdió a su padre en diciembre pasado, mismo a quien le dedico este nuevo éxito.

“Dedico este título, mi segundo en Dominicana, a mi familia, en especial a mi fallecido padre Lino Rivera De Jesús, al pueblo de La Romana y a todos los seguidores de los Toros, por los cuales disfruto el sabor de especial de ser campeón”.

Candelario marca su terreno con los Toros

En su camino de éxito los Toros han contados con figuras preponderantes como son el zurdo cubano Raúl Valdes, Jordany Valdespín o Rubén Sosa, pero tras esta final el antesalista Jeimer Candelario ha reclamado un lugar entre esos nombres de importancia del equipo del Este.

Candelario mostró lo mejor de su ofensiva en esta final, castigando con todo lo que tenía a los Tigres, finalizando con el segundo mejor promedio de bateo con .357, fue líder en remolcadas con seis, conectó dos jonrones y un doble como extrabases, participando en cada uno de los ocho encuentros de la final, lo que le otorgó el premio de Jugador Más Valioso de esta última etapa del torneo de Lidom.

La actuación de Candelario, junto a la determinación mostrada en el terreno le brindan los méritos para colocarse entre las figuras de importancia en los Toros del Este.

Tres campeonatos consecutivos

Junior Lake y Yunesky Maya, se convirtieron en los primeros jugadores en la historia de Lidom en conquistar el campeonato en tres años seguidos, con tres equipos distintos.

Lake y Maya lograron las coronas del torneo 2017-18, como las Águilas Cibaeñas, la del 2018-19 con las Estrellas Orientales y el actual campeonato, con los Toros del Este.

Sobre el triunfo logrado con los del “Corral”, Junior, quien bateó para promedio de .346 con un cuadrangular y cuatro carreras producidas, destacó que luego del triunfo logrado ante los Toros para darle la corona a las Estrellas el año pasado, siente la satisfacción de haber contribuido a que los de La Romana conquistaran el titulo este año. “Les gané el año pasado y ahora les devuelvo la corona”, expresó Lake.

Por su parte Maya, tuvo marca de 1-0 con 3.00 de efectividad en una apertura en la final.

Mateo explotó sus herramientas

Siempre se ha hablado de las cualidades para jugar al béisbol de Jorge Mateo, pero en esta final, como nunca antes pudo mostrar que todo lo que se dice de él es una realidad, que posee un guante de Grandes Ligas y que su bate está a punto de llegar al nivel que se espera para brillar en el mayor de los escenarios.

Mateo bateó para poder con dos cuadrangulares y un doble entre sus imparables alcanzando un slugging de .552, pero también lo hizo con efectividad, logrando un promedio de bateo de .310 (29-9), lo que le otorgó un porcentaje de embasarse de .355, utilizando la velocidad de sus piernas para presionar a la defensa rival, a quienes fruto de esa capacidad les robó dos bases en tres intentos y les anotó en siete oportunidades, además de sumar cuatro carreras empujadas, junto a este desempeño con el madero, está la estabilidad que le brindó a los toros en las paradas cortas, cometiendo un solo error y participando en cuatro dobles matanzas.

Su talento está ahí y ahora solo debe mantenerlo al nivel que alcanzó en esta final, para llegar subir al escalón de las Grandes Ligas.

Pitcheo hermético

Señalar a uno u otro sería quizás lo más injusto en cuanto a la labor monticular de los Toros del Este en el último tramo de esta final ante los Tigres del Licey, la realidad es que los brazos del conjunto de La Romana definió a la perfección el término “pitcheo hermético”.


Los lanzadores de los Toros mantuvo la ofensiva de los Tigres sin anotarles carreras durante 18 innings sin anotar carreras. Tres entradas del juego del domingo 27, los nueve ceros de la blanqueada 8-0 del martes y seis más hasta el martes al cierre del sexto acto y mejor aún, al completar el partido el total de carreras permitidas por los serpentineros fue de una única vuelta en 21 entradas, no hace falta decir más.

Dejanos tus comentarios sobre esta noticia!

Artículo anteriorTelemicro presenta el nuevo Tubérculo Gourmet
Artículo siguiente170 muertos y 7,700 casos confirmados por el coronavirus en China

Quizá te pueda interesar: