Investigan por maltrato animal a la empresa de Elon Musk; prometió implantes en el cerebro humano

La empresa de dispositivos médicos Neuralink, de Elon Musk, está siendo investigada a nivel federal por posibles violaciones del bienestar de los animales, en medio de quejas internas del personal de que sus ensayos con animales se están precipitando, causando sufrimiento y muertes innecesarias, según documentos revisados por la agencia Reuters y fuentes familiarizadas con la investigación y las operaciones de la empresa.

Neuralink Corp está desarrollando un implante cerebral con el que espera ayudar a las personas paralíticas a volver a caminar y curar otras dolencias neurológicas. La investigación federal, de la que no se había informado anteriormente, fue abierta en los últimos meses por el Inspector General del Departamento de Agricultura de EEUU a petición de un fiscal federal, según dos fuentes conocedoras de la investigación.

Según una de las fuentes, la investigación se centra en las infracciones de la Ley de Bienestar Animal, que regula el trato y los ensayos con animales por parte de los investigadores.

La investigación se ha producido en un momento de creciente descontento entre los empleados sobre las pruebas con animales de Neuralink, incluidas las quejas de que la presión del CEO Musk para acelerar el desarrollo ha dado lugar a experimentos fallidos, según una revisión de Reuters de docenas de documentos de Neuralink y entrevistas con más de 20 empleados actuales y antiguos.

Estas pruebas fallidas han tenido que repetirse, aumentando el número de animales probados y sacrificados, dicen los empleados. Los documentos de la empresa incluyen mensajes, grabaciones de audio, correos electrónicos, presentaciones e informes no divulgados previamente.

Musk y otros ejecutivos de Neuralink no respondieron a las peticiones de comentarios.
Reuters no pudo determinar el alcance completo de la investigación federal o si implicaba los mismos supuestos problemas con las pruebas en animales identificados por los empleados en las entrevistas de Reuters.

Un portavoz del inspector general del USDA declinó hacer comentarios. La normativa estadounidense no especifica cuántos animales pueden utilizar las empresas para la investigación y deja un amplio margen de maniobra a los científicos para determinar cuándo y cómo utilizar animales en los experimentos. Neuralink ha superado todas las inspecciones del Departamento de Agricultura de EEUU de sus instalaciones, según consta en los documentos reglamentarios.

En total, la compañía ha matado a unos 1.500 animales, incluidos más de 280 ovejas, cerdos y monos, siguiendo experimentos desde 2018, según los registros revisados por Reuters y fuentes con conocimiento directo de las operaciones de pruebas con animales de la compañía. Las fuentes caracterizaron esa cifra como una estimación aproximada porque la compañía no mantiene registros precisos sobre el número de animales probados y sacrificados. Neuralink también ha realizado investigaciones con ratas y ratones.

El número total de animales muertos no indica necesariamente que Neuralink infrinja la normativa o las prácticas habituales de investigación. Muchas empresas utilizan habitualmente animales en experimentos para mejorar la atención sanitaria, y se enfrentan a presiones económicas para sacar rápidamente productos al mercado. Los animales suelen sacrificarse una vez finalizados los experimentos, a menudo para poder examinarlos post mortem con fines de investigación.

Pero empleados actuales y antiguos de Neuralink afirman que el número de muertes de animales es mayor de lo necesario por motivos relacionados con las exigencias de Musk de acelerar la investigación.

A través de discusiones y documentos de la empresa que abarcan varios años, junto con entrevistas a empleados, Reuters identificó cuatro experimentos con 86 cerdos y dos monos que se vieron empañados en los últimos años por errores humanos.

La idea es insertar un chip del tamaño de una moneda en el cerebro

Los errores debilitaron el valor investigador de los experimentos y obligaron a repetir las pruebas, lo que provocó la muerte de más animales, según declararon tres de los empleados actuales y anteriores.

Las tres personas atribuyeron los errores a la falta de preparación de un personal de pruebas que trabajaba en un entorno de olla a presión.

Uno de los empleados, en un mensaje visto por Reuters, escribió a principios de este año una airada misiva a sus compañeros sobre la necesidad de revisar la forma en que la empresa organiza las cirugías de animales para evitar “trabajos pirateados”. El apresurado calendario, escribió el empleado, provocaba que el personal, poco preparado y estresado, se apresurara a cumplir los plazos y a hacer cambios de última hora antes de las cirugías, lo que aumentaba los riesgos para los animales.

Siguenos en Youtube:

Dejanos tus comentarios sobre esta noticia!

Artículo anteriorHieren joven de condición especial para quitarle un celular en Monte Plata
Artículo siguienteMantequilla ‘Yo lo que quiero es pagarle al pueblo’