El mejor plan para adelgazar si no te gustan las ensaladas

207

Si por fin estás planeando perder peso, adelgazar y dejar atrás los kilos que tanto te lastran física y anímicamente, este es el momento.

Por más dietas milagro y planes de adelgazamiento exprés que lleves a cabo, lo único que debes tener claro es lo básico: comida sana y equilibrada y ejercicio regular. Para que engañarnos, si quieres ver reducir la grasa del abdomen la zona de frutas y verduras del supermercado debe ser tu favorita.

Uno de los platos más comunes al que casi todo el mundo recurre cuando trata de bajar peso es la clásica cena a base de ensalada. Desde las más simples (lechuga, tomate y cebolla), a las más elaboradas (canónigos, nueces, quizás algo de queso o bien rúcula), son muy sanas y saciantes, pero también pueden ser absolutamente aburridas.

¿Qué hacer en caso de que caigas en la monotonías de las hortalizas aliñadas?Dietistas como Tracy Lockwood, quien lleva toda la vida asesorando a clientes y personas para que cumplan sus objetivos de adelgazamiento, tiene la fórmula para disfrutar de los vegetales sin cansarte.

En su opinión, lo mejor será que intentes cocinar los ingredientes de la ensalada para que así estén más sabrosos y todo sea más fácil y agradable. «No es necesario ingerir una ensalada fría para estar sano», asegura, en un artículo de ‘The New York Post’.

Una de sus clientas, Julie Buchenholz, una mujer de 33 años de edad natural de Nueva York, dejó de comer este plato cargado de vitaminas y fibra el año pasado, cambiándolo por albóndigas de pollo con guarnición de verduras, pizzas de coliflor y fideos vegetales. ¿El resultado? Perdió cuatro kilos y medio en diez semanas. No es demasiado, pero si tus metas no son muy altas (y tampoco hay una necesidad real de perder mucho peso), no está nada mal.

Lo único que necesitas es agregar a los vegetales una serie de carbohidratos saludables, como lentejas, quinoa o cereales integrales

Cada vez hay más restaurantes en Estados Unidos que están cambiando sus menús para satisfacer las demandas de aquellos que quieren comer sano, aunque eso no implique ingerir hortalizas crudas. «Nuestros clientes nos piden que creemos una categoría de menú hecha solo para aquellos que están a régimen pero que quieren comer bien, y no de forma insípida», asegura Nick Marsh, CEO de la cadena Chopt, quien el año pasado se especializó en ensaladas cocinadas y panes integrales.

Además, hay que tener en cuenta que si solo te alimentas a base de ensaladas, tus digestiones no serán muy buenas y probablemente tengas la sensación de estar hinchado o con gases. «Muchas personas no pueden digerir adecuadamente la ensalada o los vegetales crudos y se sienten muy llenos después de comer», explica Molly Lee, una nutricionista residente en Vancouver al medio estadounidense. «Muchas veces los que ingieren demasiadas verduras crudas no se sienten saciados y acaban pegándose un atracón justo después».

Otro de los detalles a tener en cuenta es el tema de las porciones: no comas demasiado, no te infles

Llegados a este punto, ¿cuál es la clave? Para Christine Avanti, una dietista de Los Ángeles, cree que lo único que necesitas es agregar a los vegetales una serie de carbohidratos saludables, como lentejas, quinoa o cereales integrales. «Es automático», certifica. «Cuando mis clientes comienzan a hacer esto, la pérdida de peso es inminente».


Otra opción es decantarse por una dieta cetogénica, la cual consiste en ingerir grasas saludables y proteínas en carnes y pescados cocinados a la plancha. Eso sí, no te olvides de asar o cocer verduras para la guarnición. Al menos ya no tendrás que comerte los tallos de lechuga sin más y los platos te quedarán mucho más sabrosos. Incluso, podrás olvidarte de que estás haciendo dieta.

Comenta y comparte esta noticia!


Quizá te pueda interesar: